• 986 209 300
  • siasa@comercialsia.com

¿Cuándo tengo que cambiar mis neumáticos?

  • ¿Cuándo tengo que cambiar mis neumáticos?

    ¿Cuándo tengo que cambiar mis neumáticos?

    COMERCIAL SIA neumaticos en Vigo

    Unos neumáticos revisados regularmente duran más

    Es una buena idea revisar mensualmente la profundidad y el estado de la banda de rodadura la presión, los daños en los flancos y cualquier signo de desgaste irregular. En caso de duda, consulta a un especialista que te indicará si el neumático es apto para seguir rodando.

     

    Seis motivos para cambiar tus neumáticos

    1. Pinchazo

    Cuando pinches sal de la calzada y para el coche en un lugar seguro.
    Apaga el motor y pon el freno de mano y las luces de emergencia.
    Sal siempre con el chaleco reflectante y sitúa el triángulo de señalización e el arcén a 100 metros de donde está el vehículo.
    Asegúrate de que el gat está bien estabilizado cuando lo subas el coche.
    Piensa que la rueda de repuesto puede estar baja de presión o las tuercas mal apretadas, conduce con cuidado. En cuanto puedas acude al taller para reparar el pinchazo.

    2. Cuando los neumáticos llegan al límite legal de desgaste

    Conviene comprobar el desgaste de los neumáticos con regularidad. Pero ¿cómo se hace? Hay una forma muy fácil de saber si los neumáticos están gastados.
    Los neumáticos incorporan un testigo de desgaste para saber si se ha llegado al límite legal de 1,6 milímetros. Suelen consistir en unos pequeños tacos en la banda de rodadura. Cuando el dibujo de la rueda llega al indicador habría que cambiarlo. De no hacerlo podríamos ser multados.

    3. Signos de envejecimiento

    Los neumáticos no tienen fecha de caducidad, pero aunque hagamos pocos kilómetros, a partir de los 5 años hay que empezar a pensar en hacer una revisión anual en un taller especializado, pues va perdiendo elasticidad, se endurece y ya no se agarra igual al asfalto incluso se puede romper la estructura al rodar.
    Además, tenemos que pensar en el tipo de conducción que hacemos, las condiciones climatológicas en las que vivimos, la carga que soportan, el mantenimiento que les damos (vigilar la presión, el alineamiento…). Todo ello repercute en el envejecimiento del neumático.
    Si la rueda pasa de los 10 años lo mejor para la seguridad del vehículo es cambiarlos.

    4. Daños

    En el caso de que el neumático sufra un golpe con un bordillo o pasemos por un bache profundo lo mejor es llevarlo a hacer una revisión al taller especializado para saber en que condiciones ha quedado, si se puede arreglar o hay que sustituirlo. Puede tener daños internos no visibles que nos pueden llevar a sufrir un accidente en caso de no ser reparados

    El neumático no debe repararse de ninguna manera en los siguientes casos:
    • Pinchazos en el flanco
    • Aro del talón a la vista o deformado
    • Gomas o lonas despegadas o con pliegues

    5. Desgaste anómalo

    Un desgaste anormalmente irregular, en alguna zona aislada, en el centro o en los bordes, suele indicar un problema mecánico como alineación inadecuada, problema de equilibrado, de suspensión o de transmisión…también puede estar provocado por una presión inadecuada.

    Para evitar un desgaste irregular es necesario revisar periódicamente el estado de la dirección, amortiguación, frenos, cambiar los neumáticos de posición, etc. Siempre que se montan neumáticos nuevos o usados, hay que equilibrar los neumáticos y revisar el estado de la dirección y, en su defecto, corregirla. Esto también hará que tus neumáticos duren más y que la conducción sea más suave.
    Causas habituales de un desgaste anómalo del neumático:
    • Desgaste en un borde: rueda desequilibrada o mal alineada.
    • Desgaste en ambos bordes: neumáticos mal inflados.
    • Desgaste a lo largo de la superficie central del neumático: inflado en exceso.

    ¿Qué información puedo ver en los neumáticos?

    ¿Qué dice la ley?

    El Reglamento General de vehículos del 26 de enero de 1999, en su anexo VII denominado NEUMÁTICOS contempla la normativa vigente en lo referente a neumáticos.

    1. Dimensiones y características

    Los vehículos deben estar equipados con neumáticos de las dimensiones y características previstas por el fabricante en la homologación del vehículo, o sus equivalentes, según lo dispuesto en la reglamentación vigente que les sea de aplicación recogida en el anexo I.

    2. Profundidad mínima de dibujo

    Los neumáticos de los vehículos comprendidos en las categorías M1, N1, O1 y O2 deben presentar, durante toda su utilización en las vías públicas, una profundidad en las ranuras principales de la banda de rodamiento que, como mínimo, debe ser de 1,6 mm.
    Deberá entenderse como ranuras principales las ranuras anchas situadas en la zona central de la banda de rodamiento que cubre cerca de las tres cuartas partes de la anchura de dicha banda. Quedan excluidos del ámbito de aplicación del apartado anterior los vehículos históricos equipados originalmente con neumáticos o cubiertas de otros tipos que cuando eran nuevos tenían ranuras de una profundidad inferior a 1,6 mm, siempre que dichos vehículos estén equipados con los citados neumáticos, que se utilicen en condiciones excepcionales y que no se utilicen nunca o casi nunca en la vía pública.

    3. Indicadores de desgaste

    Los neumáticos homologados de acuerdo al Reglamento ECE nº 30 o la Directiva 92/23/CEE ( LCEur 1992\1486) que equipan vehículos de turismo y sus remolques deberán tener indicadores de desgaste. Dichos indicadores de desgaste sirven para señalar que las ranuras principales de la banda de rodamiento han alcanzado la profundidad mínima de dibujo indicada en el apartado 2.

    4. Condiciones mínimas de utilización de los neumáticos

    Los neumáticos, bien nuevos, bien recauchutados, que equipan los vehículos, deberán conservar siempre las inscripciones reglamentarias, y además no deben presentar ampollas, deformaciones anormales, roturas u otros signos que evidencien el despegue de alguna capa o de la banda de rodamiento. Asimismo, no deben presentar cables al descubierto, grietas o síntomas de rotura o dislocación de la carcasa.
    El resculturado no está permitido, excepto en aquellos neumáticos que equipen vehículos de más de 3,5 toneladas de peso máximo autorizado, y que vayan marcados con la palabra Regroovable o el símbolo PUN, según lo dispuesto en la reglamentación vigente que les sea de aplicación recogida en el anexo I.

    5. Neumáticos especiales

    Si los neumáticos presentasen clavos, como los usados en pavimento con hielo, éstos serán de cantos.

    Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

    Comments are closed.

Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies